Inicio > Actualidad > Obesidad infantil, un problema que va a más
ActualidadAsturiasDieta SaludableNutriciónPérdida de pesoSalud infantil

Obesidad infantil, un problema que va a más

LA OBESIDAD PUEDE SUPONER PARA EL NIÑO PROBLEMAS FÍSICOS IMPORTANTES, PERO TAMBIÉN PSICOLÓGICOS, COMO LA BAJA AUTOESTIMA Y EL ESTIGMA SOCIAL QUE SUPONE EN NUESTRA SOCIEDAD SER “GORDÍN”.

La obesidad infantil en Asturies ya supera la registrada en Estados Unidos, según un estudio publicado recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y Asturias no se libra de esa lacra. Actualmente se cifra en 20.000 los niños asturianos obesos, más del doble que en 2005.

En aquel año un informe sobre la obesidad en Asturias de la pediatra María Agustina Alonso dejaba constancia de que 9.000 niños estaban afectados por ese problema. En 2009 la encuesta de salud infantil realizada en Asturies estimaba que el 26% de los niños entre 5 y 6 años y el 10% de los adolescentes padece obesidad. Con lo que podemos calcular en 20.000 los niños asturianos obesos y en 30.000 los que tienen sobrepeso.

Asturies es un país intermedio en obesidad de adultos, pero líder en Europa en obesidad infantil -sólo Italia, Grecia y Malta nos superan por poco-. Ahora hay tres veces más niños obesos que hace sólo 15 años. Las consecuencias de este avance pueden ser muy preocupantes, pero las soluciones existen: la clave está en modificar los hábitos.
La causa de esta verdadera epidemia (que puede tener consecuencias muy negativas en el futuro) es, básicamente, el cambio de hábitos. Y sobre todo en lo referente a la alimentación y el sedentarismo. Los niños, en gran parte por influencia de los padres, abandonan el consumo de frutas, verduras, legumbres y pescado, en favor de la comida rápida, “llambionaes” y bollería. Por lo que respecta al sedentarismo, las actividades físicas tradicionales se están cambiando por la televisión y los videojuegos.
Los peligros de esta tendencia son muchos. En primer lugar, la obesidad puede suponer al niño problemas físicos (diabetes tipo II, hipertensión, triglicéridos y colesterol, trastornos hepáticos,…) y sicológicos (baja autoestima, estigma social,…). Pero quizá lo peor es que está fraguando una obesidad adulta, con estos mismos problemas, pero agravados. Y hasta tal punto es así, que la siguiente generación podría tener una esperanza de vida menor que la actual, como consecuencia de esta obesidad, a pesar de los avances médicos en otros campos. Algunos estudios indican que la obesidad acorta la esperanza de vida en 13 años.
La solución, sin embargo, existe. Dado que casi todos los factores asociados a la obesidad infantil están relacionados con el estilo de vida, (excluyendo algunos casos poco comunes de patologías o factores genéticos), cambiando algunas costumbres podemos luchar eficazmente con este problema. Inculcar a nuestros hijos unos buenos hábitos alimenticios y fomentar su actividad física (deporte, juegos, paseos excursiones,…) es fundamental para prevenir o remediar su obesidad, y de paso habremos hecho mucho para evitar que tengan sobrepeso de mayores.
Pero tenemos que empezar por nosotros mismos, pues si la madre y el padre son obesos, el riesgo de que lo sea también el hijo es de casi el 90 %, los hábitos de los hijos tienen mucho que ver con los de sus progenitores, y de ahí la necesidad de modificar las costumbres de los padres, cuando no sean adecuadas en materia de alimentación. Por tanto, si luchamos contra nuestra propia obesidad, además de los evidentes beneficios que lograremos para nosotros mismos, también los conseguiremos para nuestros hijos.
El 95% de los casos de obesidad se relaciona exclusivamente con cambios en los hábitos de vida, fundamentalmente con el aumento en la ingesta de calorías y la disminución de la actividad física diaria, y las acciones preventivas han de impulsarse con dos objetivos: identificación precoz de los niños con riesgo de obesidad -especialmente con presencia de condicionantes familiares y ambientales favorecedores- y desarrollo de estrategias generales sobre los hábitos de vida.

Comments

comments

(Leido 47.376 veces)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *