Inicio > Estilo de vida > Deconstruyendo el deseo sexual: lo que dice tu libido sobre tu salud
Estilo de vidaSalud femeninaSalud masculinaSalud sexual y reproductiva

Deconstruyendo el deseo sexual: lo que dice tu libido sobre tu salud

Si bien un cambio en tu interés y deseo sexual puede indicar un problema médico o un efecto secundario, no se considera una señal de advertencia. Si consideras que tus niveles de libido son demasiado bajos o demasiado altos, hay tratamientos disponibles.
¿Cómo defines o describes tu impulso sexual? También conocido como libido, el deseo sexual es un término no clínico que significa entusiasmo o interés en la actividad sexual, ya sea con un compañero o por ti mismo. La presencia de la misma (o la falta de ella) puede indicar el estado de tu funcionamiento mental y físico. Ten en cuenta que el deseo sexual disminuye y fluye naturalmente. Lo que está sucediendo hoy puede no estar sucediendo mañana.

Factores que pueden contribuir al deseo sexual o la falta de deseo sexual
Lo que controla el impulso sexual es en realidad un entrelazamiento muy complejo de influencias biológicas, psicológicas y socioculturales. Todo eso se une para crear el deseo sexual. Los niveles de libido pueden verse afectados por:
• Abuso de alcohol y drogas
• Ansiedad, estrés y depresión
• Enfermedad
• Nivel de fatiga
• Historia de abuso sexual
• Circunstancias de la vida
• Medicación
• Menopausia
• Calidad y novedad de relación
• Mandatos religiosos
• Estímulo sensorial
¿Qué es el impulso sexual normal? ¿Y hay un nivel “normal”?

Existen condiciones de diagnóstico de libido hipoactiva (baja) y libido hiperactivo (alto). Pero, en general, los niveles de libido (alto o bajo) son solo un problema si son un problema para ti o tu pareja. Si una pareja está de acuerdo en una o dos veces al mes o una o dos veces por semana, y eso funciona para ellos, está bien. Incluso si hay una discrepancia donde los intereses son diferentes, no es necesariamente patológico.

¿Hay algo así como la verdadera sexualidad?
Algunas personas nunca, nunca quieren tener relaciones, y están bien con eso. Eso no significa que no busquen la conexión humana y el compañerismo; simplemente no desean experiencias sexuales.
Tratar el bajo impulso sexual
Acude a tu para un examen médico. Muchas enfermedades, como la diabetes, los problemas de tiroides, el cáncer y los problemas cardíacos, así como los tratamientos de enfermedades, como la radiación para el cáncer, pueden provocar un deseo bajo. Dependiendo de lo que se encuentre, tu médico puede derivarte a un especialista.
Para descartar los efectos secundarios de los medicamentos, habla con tu médico sobre cualquier medicamento, suplemento o hierba que tomes actualmente. Algunos pueden tener un efecto deprimente sobre el deseo sexual; pero tal vez tu médico puede encontrar una alternativa. Por ejemplo, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), antidepresivos como citalopram, escitalopram, paroxetina y sertralina se ha demostrado que reducen la libido. Pero un estudio nuevo sugirió que un tipo diferente de antidepresivo, llamado bupropion, puede tratar la depresión sin afectar negativamente el deseo sexual. Otras medicinas que pueden alterar tu ritmo sexual son los betabloqueantes y los antihistamínicos, y solo para las mujeres, las píldoras anticonceptivas. Los hombres con disfunción eréctil pueden beneficiarse de Viagra (sildenafilo).

Terapias hormonales que pueden ayudarte a aumentar tu deseo sexual
Terapia de reemplazo de testosterona
Cuando los niveles de la hormona esteroidea testosterona disminuyen en ambos sexos, también lo hace la libido. Es una parte normal del proceso de envejecimiento, pero la disminución de la testosterona puede estar relacionada con la menopausia quirúrgica y la extirpación de los ovarios, así como con otras afecciones médicas. Tu médico puede determinar a través de un análisis de sangre si esto te sucedió a ti. A diferencia de la menopausia, donde se conocen las consecuencias clínicas de la deficiencia de estrógenos, las consecuencias clínicas del descenso del nivel de testosterona no están bien establecidas.

Las opciones de tratamiento pueden incluir:
Para los hombres
Se puede usar un gel o crema tópica de testosterona o se puede aplicar un parche de sistema transdérmico de testosterona una vez al día para imitar la secreción diaria de testosterona. Otra opción es una inyección de cipionato de testosterona, que los pacientes pueden aprender a administrarse en casa.

Para mujeres
De momento no han aprobado los suplementos de testosterona como tratamiento para mujeres con baja libido, pero hay investigaciones sustanciales que respaldan su eficacia en mujeres, incluido un estudio publicado en el New England Journal of Medicine. Los médicos a veces recetan el gel o el parche a las mujeres como un uso no indicado en la etiqueta. Al igual que en los hombres, los efectos adversos de la terapia de testosterona se pueden minimizar con una dosificación adecuada y siguiendo los niveles en sangre.

Problemas de relación: causas y soluciones
Muchas veces, el problema es simplemente que la pareja está aburrida. No hay novedad, que es peor problema para la sexualidad humana.
Otros problemas incluyen la falta de comunicación, la confianza y la intimidad, el resentimiento reprimido y la inseguridad corporal.
La mayoría de estos problemas pueden resolverse mediante una conversación sincera cara a cara cuando está en posición vertical, no horizontal. ¿Por qué? Porque cuando estás en horizontal a menudo tienes el calor del momento influyendo. Estas conversaciones pueden incluir comentarios como “Esto es lo que me gustaría probar, así es como me siento”, o ser parte de un asesoramiento con un terapeuta sexual, en el que explorarás problemas emocionales que pueden contribuir a la disfunción sexual a través de la cognición.

Estilo de vida y factores generales de salud detrás del impulso sexual
Esto es lo que se llama “factores de riesgo modificables”. Si no estás durmiendo lo suficiente o no haces ejercicio, si nunca tienes privacidad, o si no estás haciendo de tu relación una prioridad, tu impulso sexual no tendrá éxito. Además, ¿bebes o fumas demasiado? Si no puedes resolver estos problemas con tu pareja, un terapeuta autorizado puede ayudarte.

En caso de duda…
En caso de que presentes este tipo de problemas anteriormente referidos y no sepas por dónde empezar a actuar, consulta con tu médico sobre este tema o puedes buscar ayuda como un terapeuta de pareja o un sexólogo.
Que no te de apuro o timidez tratar estos temas por considerarlos embarazosos, son otro aspecto de tu salud y tu calidad de vida que merece su atención y su solución.

Comments

comments

(Leido 46.234 veces)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *