Inicio > Tu salud > Depresión > Mindfulness: 3 pasos para la calma y el control diario
DepresiónDesórdenes del sueñoEstilo de vidaSalud MentalTu salud

Mindfulness: 3 pasos para la calma y el control diario

Los tutores o especialistas en “coaching” trabajan con muchos hombres y mujeres que pasan por transiciones, como cambiar de trabajo, jubilarse o cuidar a los padres ancianos. Transiciones importantes son momentos en los que comportamientos inútiles como ansiedad y comer en exceso tienden a asumir el control, pero hay alternativas. Cultivar el bienestar mental o “mindfulness” puede ser el secreto para luchar contra esas respuestas indeseables al estrés.

QUÉ ES MINDFULNESS?
Mindfulness es una técnica conocida por reducir el estrés y mejorar la relajación, pero hay más: la investigación ha demostrado que puede mejorar la calidad de vida en general. Ser más consciente también puede ser una técnica poderosa (y agradable) para cultivar nuevos hábitos, adoptar nuevos comportamientos y, en general, mejorar tu visión de la vida.

Antes de seguir adelante, desmitificemos el concepto: el mindfulness o atención plena no es cosa de devotos budistas, residentes de ashram o meditadores que pasan horas cada día sentados en silencio. En pocas palabras, la atención plena se trata de afinar y estar en un estado de mayor conciencia.

Aquí hay una buena analogía. Piensa en las tareas que realizas regularmente: hacer la cama, peinarte el pelo o ir a casa de un vecino. Son acciones que requieren poca atención. Prácticamente puedes hacerlo mientras duermes.

Por el contrario, otras acciones requieren toda la atención: aprender a desenvolverse en una ciudad nueva, navegar por los pasillos de una tienda de comestibles diferente, o probar una receta desafiante. En estos casos, tus sentidos se intensifican. Entonces eres más consciente de tu entorno y de cada paso que tomas. Cuando aplicas esta conciencia aumentada a las acciones del día a día, eso es mindfulness.

Cómo el Mindfulness nos ayuda a ser más sanos
Los estudios han demostrado que ser cada vez más consciente puede darnos perspectiva y ayudarnos a tomar mejores decisiones. La adaptación al momento presente nos permite ser más conscientes de nuestros patrones de pensamiento y nuestras creencias acerca de nosotros mismos. Nos permite desconstruir nuestros malos hábitos y entender por qué nos comportamos de ciertas maneras, o por qué algo puede ser difícil de lograr.
Ser más consciente del por qué de las cosas puede ser el primer paso para cultivar un nuevo hábito de salud positivo. Si en algún momento tienes una tarea que quieres evitar, peude que tiendas a ponerte excusas a tí mismo para no hacerlo, a todos nos ha pasado.
En lugar de reaccionar y hacer algo de lo que podrías arrepentirte, el mindfulness nos invita a recurrir a un estado consciente; Es decir, pensarlo más. Puedes darte cuenta de que estás cansado y lo que realmente necesitas es un refrigerio saludable como una manzana. O una siesta de 15 minutos!

Cultivando la atención plena para una mejor salud
No pienses que la atención plena y la tranquilidad mental te vendrán en una sola sesión.
El artista Vincent van Gogh señaló que “las grandes cosas están hechas por una serie de pequeñas cosas reunidas”. Eso era cierto para crear su arte único y célebre, y también es cierto para crear la atención plena.
Ser consciente se hace mediante el compromiso de sólo unos minutos cada día a dicha práctica. Los estudios han demostrado que incluso los períodos breves en un estado de mindfulness tienen ventajas.
Comprométete. Escoje una frecuencia y duración que sea más realista para tí basado en tu día típico. Hacerlo diariamente es lo mejor y puede ser tan poco como cinco minutos al día. Escoge un momento y un lugar, ya sea cuando al despertarte por la mañana o unos minutos antes de acostarte.

LA PRÁCTICA
Busca un lugar tranquilo y cómodo para sentarte sin distracciones. Esto puede ser en un sofá, en tu silla favorita, en el suelo o incluso en la cama. Establece un temporizador al tiempo asignado. El único objetivo es sintonizar y notar todo del momento presente: cómo se siente tu cuerpo, cómo suena la respiración y qué pensamientos entran en tu mente. Tu única tarea es notar y tomar conciencia.
Amplía tu práctica. A medida que te familiarices cada vez más con la técnica, puedes usarla cuando quieras.

Comments

comments

(Leido 46.234 veces)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *