Inicio > Sin categoría > Tus fresas pueden tener bichos: ¿debería preocuparte?
Sin categoría

Tus fresas pueden tener bichos: ¿debería preocuparte?

La respuesta es no, aunque los vídeos relacionados en las redes sociales hayan causado mucho revuelo.

Si te mueves por redes sociales, puede que hayas visto en estas últimas semanas un vídeo de TikTok en el que se sumergían fresas en agua con sales, de las que salían después bichitos blanquecinos. Es algo real, se trata de una variedad de mosca de la fruta, invasiva, que pone sus huevos bajo la piel de frutas como las fresas y las frambuesas. Estos huevos crecen y se convierten más tarde en larvas.

En el sector primario, este truco sirve a modo de control de calidad, para comprobar si la producción se ha visto afectada por este insecto y, en ese caso, tomar medidas. Los agricultores intentan limitar a toda costa la invasión de estas moscas porque afectan la duración del producto, no porque supongan un riesgo sanitario. Como es lógico, no quieren que la fruta se deteriore antes de llegar al consumidor.

Las larvas de tu fruta, si es que las tiene, no perjudican la salud

Todo tiene su contexto: es extremadamente difícil ver estos insectos, incluso aunque los estés buscando. Pero si guardas la fruta en la nevera, el frío ralentiza el crecimiento de las larvas. Estas apenas miden un milímetro, por lo que pasan desapercibidas. Para poder verlas, tendrías que dejar las piezas a temperatura ambiente durante una o dos semanas, aunque para aquel entonces es probable que ya no estén comestibles.

Piénsalo así: estos bichitos pueden añadir un plus de nutrición.

No hay por qué lavar con sales la fruta antes de consumirla

No dejes de comer fresas. Córtalas, añádelas a cualquier receta que te guste. Echa frambuesas si quieres a tus cereales o ensaladas. Es más importante consumir regularmente frutas y verduras que los posibles efectos negativos que puedan tener estos insectos en tu salud.

Por mucho asco que te den, la triste realidad es que gran parte de los alimentos que comemos pueden tener trazas de insectos. Tal es así que incluso las autoridades alimentarias lo recogen en sus guías como “ciertos defectos en los alimentos que no supongan un riesgo para la salud”. Es algo a lo que nos exponemos, dado que la fruta y la verdura de mayor calidad crece en entornos naturales, con insectos y muchos otros animales.

La uvas, por ejemplo, pueden tener plagas de polillas. Los viñedos afectados las tienen en la fruta incluso cuando se va a vendimiar. Eso significa que nuestro vino favorito puede contener trazas de insectos, pero así es la naturaleza. La única forma de limitar al máximo la presencia de estos bichos en nuestros vegetales pasa por aumentar el uso de pesticidas, que tienen un impacto considerable en nuestra salud.

Es más, los productos sintéticos son más efectivos contra las plantas, pero en el caso de los cultivos orgánicos hay que echarlos más a menudo y esto repercute en el precio.

Como hay que tratar los alimentos para su consumo seguro

No hace falta que metas las fresas en agua con sales nada más llegar a casa, porque esto puede afectar el sabor. Es mejor mirar cada pieza y quitar las partes dañadas antes de comerla. Lavar la fruta siempre es una buena idea, para deshacernos de restos de pesticidas y de los gérmenes; basta con ponerla bajo el grifo. En caso de que sean frutas firmes, como las manzanas, también se puede frotar la superficie con un cepillo suave.

Comments

comments

(Leido 50.470 veces)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *